Por fin paga el dictador Videla

La justicia suele ser lenta y, en ocasiones, ciega ante la injusticia. Un tribunal ha condenado al dictador argentino Videla. Se ha tardado demasiado en hacer pagar a este jefe militar sus desafueros y felonías. El grito desgarrado de las abuelas de la Plaza de Mayo se ha sobrepuesto a los ecos de lo políticamente correcto y del pasar página como si nada hubiera ocurrido. Se da la paradoja que Baltasar Garzón, artífice de este causa, está apartado de la carrera judicial por pisar territorios incómodos para el pensamiento único. Es ésta una gran noticia para los defensores de los derechos humanos. ¿Podremos celebrar algún día, no a mucho tardar si es posible, una sentencia ejemplar contra aquellos desalmados que durante el franquismo y los primeros años de la democracia robaron niños recién nacidos en los hospitales con la connivencia de miembros de la Iglesia?

Viñeta.- Erlich, en El País.