Mi refugio

MI REFUGIO

Para Regina, con ella todo
es más fácil y más bello

No necesito grandes lujos ni resorts,
no busco lugares de moda ni exóticos paraísos,
no persigo la vanidad de los focos
ni el éxito de las convenciones,
no me atraen las burbujas, los cantos de sirena
ni las holganzas del dinero.

Me reconforto en la sencillez,
me regocijo en la paz después de tantas batallas,
me recupero con la placidez
y los pequeños detalles de lo cotidiano,
con la ladera frondosa que irrumpe
en la habitación cada mañana,
con la armonía del paso del tren
y su silbido impertinente,
con el gorjeo sinfónico de una primavera explosiva,
con la paleta multicolor de campos silvestres
y tendederos colmados,
con el asueto de una tarde sin que suene el móvil.

Me rearmo con tu presencia,
con la primera caricia de la mañana,
con tu mirada pícara y tu sonrisa generosa,
con la agenda compartida y la cama revoltosa,
con el aroma del café y la fragancia de tu piel,
con la gesta de hacer el amor más grande cada día.

Mi refugio está donde estés tú.