De trampas y coyundas

Javier Arenas y ABC han sindicado sus intereses. Han alcanzado un acuerdo para que el diario de las tres letras se convierta en su órgano de expresión oficial. Llevan muchos meses de connivencia y feliz coyunda: el periódico de Vocento le hace el juego sucio y el candidato pepero les recompensa con publicidad de las instituciones que gobierna el PP y con promesas de mayor inversión en el caso (cada vez más remoto) de alcanzar la Presidencia de la Junta de Andalucía. A Arenas le ha salido el tiro por la culata con la espantá del debate de Canal Sur y el solícito medio ha salido a socorrerlo con una infamia indigna de ser llamada periodismo. Quiere la derecha política y mediática implicar a toda costa a Pepe Griñán en el lío de los expedientes de regulación y no paran de retorcer la realidad para conseguir su ansiado objetivo.

Lleva ABC cuatro o cinco portadas de traca, con la deontología pisoteada hasta extremos repugnantes. Quiere este diario (insigne en otros momentos) convertir una modificación presupuestaria aprobada con todos los controles legales en un supuesto escándalo. Y olvida casualmente el informe de la Intervención General de la Junta que da validez a dicha operación crediticia. Ya intentó colar este asunto hace un año Arenas en el Parlamento (30 de marzo de 2011) y fue pillado en su trampa. Desde entonces, el PP ha pretendido varias veces colocar su mentira y siempre la Junta ha descubierto su triquiñuela. Firmar una modificación presupuestaria que se hace con la correspondiente autorización y todos los trámites correctos no tiene nada que ver con a qué se destina luego concretamente ese dinero ni cómo lo gestiona la unidad directiva correspondiente. El programa 31L es un programa presupuestario legal aprobado anualmente por el Parlamento, aunque la pareja de hecho PP-ABC no le dé importancia a este detalle.

La línea de apuntar hacia Griñán, entonces consejero de Hacienda, no es nueva, es una manipulación en búsqueda de una responsabilidad inexistente. Sería como buscar la condena del responsable de los dineros de la administración de turno que firmó las partidas presupuestarias que luego fueron malversadas por los culpables de Palma Arena, de Gürtel o de la Zona Franca de Cádiz. No todo vale para ganar unas elecciones, hay atajos demasiado pestilentes.

Nuestro legado

¿A qué nadie entendería que a los pudientes, a los que tienen propiedades y dinero, les quitaran ese legado que por derecho tendrían que heredar sus hijos? ¿Entonces por qué la derecha defiende con tanto descaro los recortes en servicios públicos esenciales, como la sanidad pública, la educación pública, las ayudas a la dependencia y otras políticas de protección social que es la herencia para los hijos de los trabajadores y clases medias? Está claro que a Rajoy y su banda le importa un comino lo que nos pase a la gran mayoría de ciudadanos de este país. Y que Arenas quiere rematar ese atraco a nuestros derechos. Nuestro futuro está en juego el 25-M.