Paso atrás

Ante determinados síntomas saltan las alarmas. La nueva ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, Ana Mato, no ha debutado con buen pie: ha considerado el asesinato de una mujer a manos de su pareja en Roquetas del Mar, el primero desde que accedió al cargo, como violencia del ámbito familiar y no como violencia de género. No es una simple cuestión semántica o de nomenclatura. Esta concepción del terrorismo machista reduce esta la lacra social al ámbito doméstico y privado, dando muchos pasos atrás en el camino conquistado en los últimos años. De manera intencionada o involuntaria, las palabras de Mato nos retrotraen al enfoque de hace una década. Devolver la violencia hacia las mujeres al ámbito privado es inaceptable, es un problema que tiene dimensión pública y que ha de implicar a toda la sociedad. Y, por supuesto, obliga a realizar el máximo esfuerzo institucional para apoyar a las mujeres que la sufren. Haría bien la flamante ministra en actualizar no sólo su vocabulario, sino su visión de un fenómeno con consecuencias trágicas (ya van 56 víctimas en este 2011). No cabe ni el más mínimo retroceso.

Foto.- El Mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s