Una respuesta muy de derechas

El tijeretazo a la educación pública de la ultraliberal Esperanza Aguirre ha puesto en pie de guerra al profesorado de la comunidad de Madrid. Los primeros días de movilización han sido un éxito, mostrando la unidad del colectivo contra un recorte que ha dejado a 3.200 docentes de Secundaria sin trabajo y que supone una nueva agresión a la educación pública. (Dice la lideresa que no hay dinero mientras mantiene desgravaciones fiscales para las familias con posibles que llevan a sus hijos a la privada). La protesta multitudinaria ha molestado al gobierno pepero, acostumbrado a hacer y deshacer a su antojo ante la pasividad/miedo de la inmensa mayoría de la sociedad madrileña.

Aguirre y su cohorte primero los llamaron vagos y ahora violentos. La respuesta de la consejera de Educación es de juzgado de guardia: “Los que se han manifestado son los que pegaban a los peregrinos en agosto“. Para desacreditar a los profesores que reivindican más fondos para la pública y no su desamortización, no han tenido ningún empacho en criminalizarlos y presentarlos como conflictivos. Y algo más: extiende esa falsa denuncia de agresividad al conjunto del movimiento 15-M y a todas las personas que se sumaron a la marcha laica de protesta a la visita del Papa. La señora Figar ha exhibido con sus palabras nerviosismo, soberbia y un dudoso talante democrático, el típico comportamiento de alguien muy de derechas.

Foto.El País. Profesores de Madrid en la asamblea celebrada en la sede de CC OO en la capital.