PP, Josu Ternera y Troitiño

El Partido Popular se quiere aprovechar siempre de la débil memoria colectiva y dice una cosa o la contraria según le interese en cada momento, con un desahogo que produce sonrojo cuando se les caza en el renuncio. La organización que preside Mariano Rajoy está haciendo un uso mezquino e inmoral de la lucha antiterrorista a raíz de la excarcelación por parte de la Audiencia Nacional (¡Gracias a Montesquieu y la separación de poderes) del etarra Antonio Troitiño, ahora en paradero desconocido y en búsqueda y captura tras una rectificación judicial en toda regla para que cumpla los siete años que le quedarían de condena, aplicando la doctrina Parot, esto es, no otorgar a los terroristas determinados beneficios penitenciarios. El PP sabe que está retorciendo la legalidad, que está pisoteando la verdad y la razón, pero no repara en esas ‘minucias’ que dan sentido al estado de derecho. La derecha patria, desde el demente Mayor Oreja al impúdico Federico Trillo, desde la montaraz Cospedal a la leguleya Sáenz de Santamaría, han lanzado una ofensiva furibunda contra el Gobierno de España y el ministro Rubalcaba en clave electoral olvidándose del pacto antiterrorista y de la ética. Y también de su gestión en la puesta en libertad del etarra Josu Ternera, un calco de lo vivido ahora con Troitiño con la salvedad de que la oposición no se lanzó a degüello del entonces ejecutivo liderado por Aznar, con Rajoy como vicepresidente.

En esta línea, abunda un post de aventuraenlatierra en Globomedia, algunos de cuyos fragmentos reproduzco a continuación:

“El PP acaba de organizar otro de sus escándalos prefabricados porque la Audiencia Nacional ha puesto en libertad al etarra Antonio Troitiño, al estimar que este ya había cumplido la pena impuesta. […] Troitiño ha sido puesto en libertad por la Audiencia Nacional ateniéndose estrictamente a la ley vigente.

Ocurre que por increíble que parezca los propios jueces no están de acuerdo en si en los casos de terrorismo computa como tiempo de estancia en la cárcel la prisión preventiva. Puesto en libertad Troitiño y en mitad de la discusión entre sus señorías de la Audiencia, el entorno mediático del PP ha aprovechado para lanzar otra de sus campañas de terrorismo mediático, mediante la cual se está enviando a la sociedad española el mensaje de que ha sido el Gobierno español quien ha puesto en libertad a Troitiño en razón de sus supuestos pactos secretos con ETA. […]

La cosa se vuelve grotesca y alcanza un punto más en la escala de la ignominia cuando recordamos que, como cuenta hoy El País, en noviembre de 2002, siendo vicepresidente del Gobierno don Mariano Rajoy y presidente Aznar, un juez del Tribunal Supremo puso en libertad al jefe etarra Josu Ternera, quien naturalmente se fugó de inmediato a Francia antes de que otro juez interesara que fuera detenido de nuevo. Cuando se le pidieron explicaciones del asunto, Rajoy lo despachó con esta frase, que está en las hemerotecas: “El Ejecutivo ha actuado con absoluta diligencia (…) pero el Gobierno no puede vigilar a persona alguna sino es con autorización judicial, so pena de cometer una actividad delictiva”, y acababa “No sabemos dónde está Josu Ternera”.

¿Se puede ser más felón? Se puede: todavía no ha rebuznado Aznar sobre el asunto. Esperen a que lo haga, y verán.”

En la Cadena Ser, en el programa ‘A vivir que son dos días’, han hecho esta mañana un montaje con las palabras de Rajoy en 2002 y de Rubalcaba hace unos días y son prácticamente calcadas, como dos gotas de agua (lo puedes escuchar en el tramo final de este podcast). Si entonces el PP se defendía esas posiciones, ¿por qué cambia el discurso sin rubor en un caso que concierne exclusivamente a la esfera judicial? No hace falta responder a esta cuestión ante el ensordecedor silencio de Mariano Rajoy.