Los sabios consejos de Bomarzo

Hace uno días, Juanjo Ibáñez, alias Bomarzo, nos dejó en su particular jardín a través de dos entregas un espléndido manual de uso para Twitter. He recopilado los consejos de este sagaz periodista, poeta vocacional y experto en comunicación 2.0 para, de acuerdo con la filosofía colaborativa y de compartición de información que impera en las redes sociales, dar difusión a unas sugerencias imprensidibles para poder desenvolverse con solvencia y criterio con una herramienta tan potente y apasionante como Twitter.  En sus dos post nos dejó hasta quince ‘consejos lenteja’, usando sus propias palabras, porque “si quieres los tomas y si no, los dejas”. Os dejo un amplio resumen:

1.- Haz lo que te dé la gana. Nadie, absolutamente nadie tiene la verdad absoluta sobre esto. Por tanto no hay mejor uso que el que quieras darle, con respeto, con educación, pero con plena libertad.

2.- No te obsesiones con los seguidores. Si trabajas, si compartes, si conversas, los followers irán llegando. Yo prefiero la calidad frente a la cantidad.

3.- No sigas a todo el que te sigue. Al menos no te sientas obligado a seguir a quien te siga. Entiendo que el que decide seguir una cuenta lo hace porque estima que ese usuario le aporta, le enriquece o le ofrece puntos de vista interesantes sobre lo que acontece. No obstante, eso mismo no tiene que pasar en sentido contrario, así que no sientas como una exigencia seguir a quien te sigue.

4.- Haz uso de las listas. Conforme tu cuenta de seguidos va creciendo, se va haciendo más ‘ingobernable,’ y el afán por querer saber lo que cuentan todos ellos puede ser estresante y causar un efecto de rechazo indeseado. Organiza, ordena, selecciona a tus ‘vips’… Ello te dará una visión más segmentada y clara de lo que sucede en tu Time Line.

5.- Charla, conversa, comparte. A mi juicio es la esencia de todo este invento. Tener un perfil para vomitar información es quedarse a mitad de camino. No hay nada mejor, más saludable e intenso que charlar, discutir e intercambiar. Enriquece, enseña. 

6.- Cuida el lenguaje. Twitter no es un teléfono móvil. 140 caracteres dan para mucho y se puede expresar la idea sin necesidad de violar el lenguaje. 

7.- Sé ingenioso, no te limites a dar titulares asépticos. Busca el modo de que el usuario que te sigue sienta la necesidad de pinchar tu enlace, leer tu tweet. Eso no significa que tengas que escribir una frase brillante cada vez que twitteas, sino que juegues con ese ingenio que la síntesis exigida por los 140 caracteres permite. 

8.- Trabajo. Como dice el gran Yoriento, la diferencia entre un buen tweet y un mal tweet es de un minuto. Enriquécelo con un enlace que dé un valor añadido a lo que aportas.

9.- Usa un acortador. Y no sólo porque el tweet queda mucho mejor, sino porque te permitirá, en la línea del punto anterior, aportar más, añadir valor. Acortadores hay muchos. Algunas plataformas como Tweetdeck o Hootsuite ya incorporan el suyo propio, pero hay más. Si twitteas desde la Web de Twitter, te vendrán muy bien. 

10.- A la hora de Twittear, piensa en el Retweet (RT). Si agotas los 140 caracteres, condicionas mucho el RT que quieran hacer otros usuarios y obligarás a que editen el Tweet. No es aconsejable. 

11.- Cita. En Twitter es imprescindible citar la fuente. Apropiarse de un idea que no es propia o no dejar nada claro la autoría de la misma puede penalizarse por el resto de los usuarios. Piensa que Twitter es uno de los escenarios donde la reputación digital queda más expuesta. Es un lugar muy bueno para construirla, pero también la puedes perder por completo.

12.- Huye del copia/pega. Esta idea entronca con buscar la originalidad ante todo. Tienes 140 caracteres para crear un micropost que merezca la pena ser leído. Que cada tweet sea el tweet de tu vida. Trabaja la creatividad y sé original. 

13.- Foto y bio. Yo, como usuario de Twitter jamás sigo a quien carezca de foto y de bio. Estamos en un mundo donde la palabra ‘compartir’ es el motor que acciona una maquinaria en la que estamos subidos muchos millones de personas, qué menos que decir quién eres. Intenta aportar la máxima información posible, de forma original y atractiva. Lo que digas es cosa tuya, pero a la hora de definirte piensa si el uso que le das a tu perfil es personal o profesional. En este caso, intenta que quien lo lea sepa a qué te dedicas y sepa ubicarte en un contexto muy concreto. Si además tienes un blog, no dudes en indicar su url. 

14.- Etiquetas. Haz uso de los hashtags y participa de las conversaciones que se crean alrededor de los mismos. Los hashtags son etiquetas que ayudan a delimitar un tema para poder hacer seguimientos y no perderse por el marasmo del Time Line. Participar en esas conversaciones te da visibilidad y creará un efecto que notarás en tu cuenta de seguidores. También en la de seguidos, pues seguramente te impliques en temas que te interesen y en ellos encontrarás usuarios con gustos comunes y afinidades.

15.- Truco. Conforme tu cuenta de seguidores y de seguidos va creciendo, corres el riesgo de inundar el Time Line de continuos replys o respuestas dirigidas a uno solo o a un  grupo determinado de usuarios que al resto de las personas que te leen les puede dar igual. Es más, si eres de los usuarios que está continuamente charlando, incluso puedes ‘spamear’ en demasía. Deja que te dé un pequeño truco para evitar eso. Imaginemos que a yo @bomarzo, quiero responder a @yoriento, @hervella, @mernissi y @anpamar, pues estamos enzarzados en una charla. Esa respuesta la podemos hacer de dos modos. Por un lado, si quiero que la misma sólo la lean ellos y los seguidores comunes que podamos tener en común diría así:

@yoriento @mernissi @hervella @anpamar sois muy buena gente y me habéis convencido

De ese modo, insisto, el eco del tweet es más limitado, pues se queda sólo en ellos y los seguidores comunes. Pero, si digo esto:

.@yoriento @mernissi @hervella @anpamar sois muy buena gente y me habéis convencido

o esto:

Pero bueno @yoriento @mernissi @hervella @anpamar sois muy buena gente y me habéis convencido

La dimensión que le doy al tweet es mucho mayor, pues el mismo podrá ser visto por todo mi Time Line. Empezar un tweet con un @… Reduce su impacto siempre. Hacerlo con un punto delante de @ lo lleva a todos los que te leen.

Las Redes Sociales, en ocasiones, pensamos que son algo ajeno a las personas. Nada más lejos de la realidad. Son un reflejo de lo que somos. Así que compórtate en ellas como lo harías en cualquier lugar del mundo real (entendido como no virtual). Sé educado, respeta a quien no piensa como tú, escucha, responde… Y siempre, siempre, siempre, haz lo que quieras.