Ejemplaridad

Está este país tan deshabituado a las dimisiones que cuando alguien deja su cargo produce una conmoción y desata elucubraciones y falsas sospechas. Cuando hay gente que se aferra al sillón hasta un segundo antes de que un juez le mande un requerimiento o a la pareja de la Guardia Civil, cuando hay gente que se reparte comisiones y se descubre el pastel por los pinchazos telefónicos con orden judicial y no se baja del burro, cuando hay imputados por casos de corrupción votando en parlamentos de la mano de una gaviota que los ampara, resulta chocante y no ejemplar, por desgracia, que un cargo público deje su puesto para evitar su linchamiento personal y el sufrimiento de su familia. Como no tenemos costumbre en esta sacrosanta España de comportamientos ejemplares y éticos, lo común es no renunciar y mantenerse en el puesto contra viento y marea, con la esperanza del ya escampará.

Pues bien, Rafael Velasco, hasta ayer vicesecretario general del PSOE de Andalucía, ha apostado por la vía de la decencia, la honestidad y la dignidad personal. Ha bajado de la política en la parada de los sentimientos y de la integridad. Se marcha para salvaguardar a su familia tras una serie de informaciones periodísticas manipuladas y las insidias del Partido Popular. Está acreditado: las subvenciones recibidas por su mujer para realizar cursos de formación profesional en su academia se ajustaron a derecho (ni trato de favor ni ventajismo) y él cumplió con lo requerido por la ley de incompatibilidades, como certifican los letrados del Parlamento. No hay delito alguno ni un mero indicio, ni siquiera algo reprochable desde el punto de vista de la ética. Por tanto, ni trampa ni cartón. Todo claro y público, con control de la Intervención de la Junta de Andalucía. No hay caso. Es tan evidente que el propio PP se apresuraba a decir que no había pedido su dimisión. Alma de cántaro, si no había ninguna razón para ello.

Rafael, mi amigo, se ha ido a su casa para dedicarse a su familia. Ha antepuesto el bienestar de su gente a otras consideraciones, ha renunciado a su carrera en pro de un bien superior. Eso no está de moda pero se me antoja reconfortante como ejercicio de generosidad. Una retirada prematura porque tiene sólo 37 años aunque confío en que no sea definitiva. La vida da muchas vueltas y suele poner a cada uno en su sitio. Cuando uno es honesto, cuando tiene la conciencia tranquila y puede mirar a la gente a la cara, todo es posible.

Foto.El Mundo.

5 pensamientos en “Ejemplaridad

  1. Como dices en la columna no es habitual que por razones, incluso más importantes que los cargos políticos, como es la familia, se produzca una inesperada dimisión que más que por acoso y derribo, que también, ha sido por voluntad propia, como ejemplo de lo que probablemente no va a ocurrir con otros aferrados.

  2. No se puede hablar de honestidad ni de decencia. Se han llevado muchos euros de forma poco clara. No vengas ahora a defender a tus amigos. Y es verdad, aquí no dimite nadie. en tu partido tampoco; salvo éste y por algo habrá sido.

    • No se puede acusar tan a la ligera. La academia recibió subvenciones finalistas y sin ánimo de lucro, destinadas a cumplir con los programas de formación previstos y sufragar los materiales y las nóminas de los monitores que imparten las clases. No hay beneficios. ¿Dónde está el caso? Mira si no habrá caso, que ni siquiera el PP pondrá el asunto en los tribunales. ¿Por qué? Porque están haciendo una cacería a un político honrado y no le importan los medios, sólo persiguen un fin. Puro maquiavelismo.

      • Creo que no acuso de nada si digo que se han llevado euros de forma poco clara; no digo que ilegal, digo que poco clara. Otra cosa es la moralidad; en ese sentido, de forma totalmente inmoral.
        subvenciones finalistas y sin ánimo de lucro, pero las recibe una academia que está constituida, legítimamente, como empresa con ánimo de lucro. ¿Cómo se explica? En fin, ni me sorprende lo que ha ocurrido (algo propio de un partido que piensa que esto, Andalucía, es su empresa particular) ni me sorprende que lo defiendas, ya que es algo propio de tu partido la falta absoluta de autocrítica.

        Lo que me parece de una doble moral impresionante es dedicar una entrada en tu blog a este hombre, haciéndolo quedar de víctima y utilizando como argumento de la defensa que es tu amigo. De eso a las palabras de amor de Rajoy a camps hay poco, muy poco.

        en fin, hablarán las urnas.

      • Me permito una sugerencia para disipar tus dudas: lee las bases de las convocatorias de las subvenciones y verás que lo que te digo se ajusta a la realidad. No hay nada legal ni éticamente reprobable.

        Esta mujer ya tenía su academia desde 2003, antes de que Velasco fuera un dirigente regional. ¿No estarás planteando que tenía que haber dejado su actividad empresarial por la evolución política de su marido? Ni privilegios por su parentesco ni tampoco desventajas. Sólo igualdad de oportunidades. La resolución de las subvenciones se ciñen a parámetros objetivos y si la susodicha academia cumple con los requisitos, no puede ser discriminada. Eso sería injusto, ¿no crees?

        No comparto tu referencia a la falta de autocrítica. Es tu opinión, la respeto pero no la comparto.

        Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s