Compromiso con Sevilla

Cada cual es responsable de sus actos, sus palabras y sus silencios. Los distintos candidatos para los próximos comicios municipales en Sevilla ya están en pleno fragor electoral, con agendas de campaña y citas permanentes ante los medios de comunicación. El aspirante socialista, Juan Espadas, responde hoy en las páginas de El País al exigente cuestionario de las autoras de la entrevista. Me quedo con la última pregunta y su consiguiente respuesta:

¿Si no consigue formar gobierno se quedará cuatro años en la oposición?

Por supuesto.

La contestación conlleva un verdadero y generoso compromiso con Sevilla, una apuesta de continuidad en el sitio donde lo sitúe la ciudadanía con su voto, aunque en su hoja de ruta el único objetivo es ganar las elecciones y convertirse alcalde en 2011. Esta forma de entender la competición electoral refleja un respeto por el veredicto de las urnas, es decir, por la opinión de la gente, más allá de los deseos o las aspiraciones particulares.

En la acera de enfrente, en los cuarteles de la derecha, el candidato Juan Ignacio Zoido se manifiesta en sentido contrario. Si no gano, me voy, vino a decir en una tertulia con periodistas hace unos meses. Esta interpretación es fruto de esta frase textual: “No contemplo otro escenario que ser alcalde pero, si no, dejaré paso a otra persona que venga con otras ideas para que pueda coger el testigo y seguir adelante“. Ya ha dejado claro que sólo trabajará por la ciudad si coge el bastón de mando, si no se irá al cargo que le ofrezca su amigo Javier Arenas en otros ámbitos o desempolvará la toga y volverá a los juzgados para el pavor ciudadano. Una declaración de intenciones del magistrado en excedencia que demuestra soberbia, altanería y ausencia de respeto a la voluntad popular.

Si un político se presenta a una cita electoral, tiene que apechugar con los resultados. El salir corriendo cuando las urnas le dan la espalda significa un engaño a la ciudadanía y un poco ejemplarizante recato a las reglas del juego de la democracia. En el compromiso con Sevilla como en otras materias, Espadas y Zoido se encuentran en las antípodas. Por suerte para los que nos sentimos y somos de izquierdas.

Foto.- El Correo de Andalucía. Juan Espadas, con vecinas del barrio sevillano de Valdezorras.