Aguirre, ¡a por Tomás!

La publicación de la sección sindical de UGT en la Radio Televisión de Madrid (RTVM), la cadena pública que controlan con mano de hierro los esbirros de Esperanza Aguirre, ofrece comentarios y anécdotas interesantes. En su último número, La parabólica desvela el nerviosismo de la cúpula directiva del ente después del triunfo de Tomás Gómez en las primarias de los socialistas madrileños. Ahí os dejo el texto en cuestión:

“Una ola de miedo recorre los despachos del edificio. La preocupación, el temor, cuando no el pánico, han hecho mella en los directivos y jefecillos, tan amantes de lo privado cuando hablan, pero que siguen aquí, bien agarrados a los salarios y pluses de esta empresa pública. Se les ha notado esta semana, con gritos, con órdenes contradictorias, con decisiones de última hora, muy vigilantes a todo lo que les interesa, que no es otra cosa que la promoción y la propaganda de ‘la jefa’. Y es que las primarias socialistas no han salido bien para ellos. Con toda la intención de hacer daño a Zapatero y de mostrar división en el PSOE hemos promocionado ‘al que le dijo no a ZP‘. Y el tiro les ha salido por la culata. Resulta que ahora conocen a Gómez y puede tener una oportunidad contra la todopoderosa. Así que la consigna está clara: se le vuelve a ignorar, como antes, mucho más allá de los límites de lo razonable, de lo defendible y de lo mínimamente periodístico. El miércoles, hubo Comité de Dirección del PP de Madrid, y reunión de la Ejecutiva del PSM. En esta última con el morbo evidente de ver a los dos candidatos de primarias juntos, cómo se comportaban y qué decían. Al día siguiente toda la prensa –también La Razón, también El Mundo, también ABC– recogía la información y la imagen de la reunión del PSM. Pero nosotros a lo nuestro: de lo del PP pieza por la mañana, colas y totales por la tarde y noche, todo con totales de Aguirre sacudiendo a Gómez. Del PSM, que era por la tarde, nada… ¿nada? NADA. La NADA más absoluta. Ni la tarde, ni la noche, ni la madrugada siguiente… Miedo. Mucho miedo. Y mucho morro, porque las imágenes se grabaron por un equipo de Telemadrid.”