Desaparecidos

Cuando uno escucha en la radio que España es uno de los países con mayor número de desapariciones forzosas, se le ponen los vellos como escarpias. ¿No suena este ranking a Tercer Mundo o regímenes totalitarios? Hoy se celebra el Día Internacional de los Desaparecidos y Amnistía Internacional, en su papel de Pepito Grillo de las conciencias consumistas e individualistas, nos dan este poderoso toque de atención. Esta organización no gubernamental nos recuerda las más de 114.000 familias españolas siguen sin saber donde están sus seres queridos, desaparecidos durante la Guerra Civil y el franquismo.

Aprovechando este hito del calendario, Amnistía Internacional ha lanzado un manifiesto con el que une “su voz a la de los familiares de las personas desaparecidas”, y pide a los Gobiernos de todo el mundo que inicien investigaciones imparciales sobre todo los casos de desaparición forzada, lleven ante los tribunales a los responsables y ratifiquen la Convención sobre Personas desaparecidas de Naciones Unidas para luchar contra esta práctica abominable”. La desaparición forzada es una grave violación de derechos humanos cometida por los estados o con su colaboración que ha afectado y afecta a decenas de miles de personas en todo el mundo, con casos registrados en más de 80 países.

En muchos casos, estas desapariciones ilegales han quedado sin castigo, sus responsables se solazan en la impunidad. La Convención de la ONU busca garantizar que las víctimas y sus familias tengan acceso a la justicia y evitar que los crímenes del pasado caigan en el olvido. Una afirmación que choca frontalmente con los intentos del juez Baltasar Garzón de investigar los crímenes del franquismo y que el Poder Judicial, jaleado por la derecha patria, ha desactivado apartando al magistrado de la carrera judicial. Es ésta una reivindicación a la que se tendrá que dar, en algún momento, una respuesta que haga resplandecer la justicia, así como poner los medios necesarios (aún son insuficientes) para encontrar los restos de las víctimas de ese periodo ominoso de la historia de España. Así, saldremos de esa clasificación vergonzante de desapariciones forzosas.

Foto.El Mundo.