Puntos sobre las íes

El debate sobre Cataluña siempre levanta ampollas. El españolismo cerril y unívoco, cobijado en el Partido Popular, y el nacionalismo estridente, dos polos opuestos que se tocan y paradójicamente confluyen en sus intereses, han exacerbado una visión distorsionada y fanática de este conflicto de crecimiento y consolidación del estado autonómico impulsado por la Constitución de 1978. Unos y otros se niegan a ver la realidad de una España diversa que se complementa en su conjunto y cuya suma plural y polifónica hace más fuerte al todo que a las partes por separado. Felipe González y Carme Chacón firman un artículo en El País en el que ponen los puntos sobre las íes sin estridencias, con sentido común y sentido de estado, que en demasiadas ocasiones dibujan líneas divergentes, poniendo el acento en los grandes avances que ha posibilitado el título VIII de nuestra carta magna y no en las fricciones o el rancio espantajo del ‘España se rompe’. Bajo el título sobre Apuntes sobre Cataluña y España, el ex presidente del Gobierno y la catalana ministra de Defensa hacen una acertada reflexión sobre el importante camino andado con la democracia que no debe difuminar la sentencia del TC sobre el Estatut y mucho menos el griterío de los talibanes de ambos bandos extremistas. Recomendando su lectura íntegra, extraigo algunas de los fragmentos que me parecen más relevantes:

“El camino recorrido por nuestra democracia ha ido superando dos resistencias. La de los centralistas, que consideran el proceso como un debilitamiento de la nación española y una afrenta al castellano. Y la de los separatistas, que presentan los avances como un engaño y magnifican cualquier fricción como ofensas a Cataluña”.

“Una amplia mayoría de catalanes compatibiliza su identidad catalana y española, sin considerarlas excluyentes, con un acento mayor o menor en cada una de ellas”.

“El fallo consagra y constitucionaliza el mayor nivel de autogobierno alcanzado; reconoce derechos propios a los ciudadanos de Cataluña, y todas las competencias que el Parlament había propuesto. Reconoce los derechos históricos, el estatuto lingüístico, la bilateralidad en las relaciones con el Gobierno central y convalida el sistema de financiación y la organización territorial propia de Cataluña. Por tanto, mayor autogobierno institucional y de fuentes del derecho.”

“El problema no radica, pues, en la Constitución, que se ha revelado por más de tres décadas como un texto incluyente de la diversidad y ha permitido el desarrollo de un proceso federalizador en la configuración del Estado de las Autonomías, aunque no estuviera contemplado en su letra. Tampoco radica en este Estatut, a pesar de las insidiosas campañas del Partido Popular sobre la ruptura de España o el tutelaje de ETA. Estos cuatro años de desarrollo sin fricciones lo demuestran.”

“El problema sigue estando en la resistencia del PP a reconocer la diversidad de España y en la obstinación de los sectores catalanes que magnifican las fricciones y minimizan los avances históricos que hemos vivido. Y radica también en la falta de energía de quienes desde Cataluña y desde el resto de España apostamos por la vía del entendimiento y rechazamos tanto el camino de la imposición uniformadora como el de la separación.”

“Tras la manifestación de Barcelona, ya ha habido quien ha proclamado sin más que la vía del autogobierno está superada, sin tener en cuenta la pluralidad de opciones que animaban tanto a los asistentes como a los no asistentes. Sin embargo, la vía del autogobierno, como la de la Constitución, es la única con plena vigencia.”

“Lo conseguido hasta ahora, convivir en paz y libertad sin renunciar a lo que somos ni a lo que queremos ser, es lo que importa, a pesar de quienes se empeñan en atizar el enfrentamiento. Nuestro reto no se limita a restituir los preceptos del Estatut objetados que pueden recuperarse. Va más allá. Debemos demostrar que estos 30 años de convivencia y autogobierno no han sido un paréntesis, sino el inicio de una nueva etapa; hemos de poner de manifiesto que la Constitución de 1978 fue punto de encuentro y de partida; que la concepción de España como “Nación de naciones” nos fortalece a todos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s