Pleno en julio

Hemos celebrado el segundo pleno del Parlamento de Andalucía en lo que va de julio. El primero dedicado a la celebración del 125 aniversario del nacimiento de Blas Infante, padre de la patria andaluza, y el segundo, sustanciado en el día de hoy, con un orden del día de asuntos candentes como la aprobación de la ley del agua, el debate de futuras medidas para contención del gasto público o la posición andaluza ante la reforma de la Ley Orgánica Reguladora de las Cajas de Ahorro (LORCA). Todos temas de palpitante actualidad y merecedores de la convocatoria de una sesión parlamentaria.

El primer partido de la oposición, que tanto se prodiga en demandar plenos extraordinarias por las cuestiones más peregrinas o buscando la gresca política, no se sentía a gusto con la agenda temática que nos reunía en el antiguo hospital de las Cinco Llagas. Como siempre, han intentado montar la pajarraca para hacerse notar. O mejor, para dar la nota… desafinada, claro. Al Partido Popular le ocurre como a esos niños pequeños que intentan reventar el juego cuando no se salen con la suya. Les aflora la soberbia, la intolerancia, la arrogancia a las primeras de cambio. No hace falta rascar mucho. No habrá que esperar mucho para que algún vocero (o vocera) del PP reclame otro nuevo pleno de la Cámara. Será sólo cuestión de días. Veremos.