Garzón para tapar Gurtel

Es de tal magnitud, de tal gravedad, de tanta trascendencia el escándalo que rodea a la trama corrupta Gurtel que se antoja díficil de camuflar o difuminar con maniobras de contraprogramación. Lo leí anoche en el blog de Fernando Berlín y estoy totalmente de acuerdo: no es casual el procesamiento de Baltasar Garzón al calor del revuelo producido en el espacio público nacional con el levantamiento del sumario de la práctica totalidad de la investigación judicial sobre el caso Gurtel, donde han salido a la luz pública las miserias y las conductas ilícitas de una banda mafiosa que operaba en el entono (y ya veremos si con la participación) del Partido Popular. La pretensión de esta operación no es otra que desviar la atención de la opinión pública, otra cosa bien distinta es que consigan su objetivo.

Se extiende la percepción de que esta conjución en el tiempo no es azarosa ni fortuita ni accidental. El ala conservadora de la justicia parece haber sincronizado sus relojes con las necesidades del PP. En pleno fragor de Gurtel se dicta el auto contra el magistrado de la Audiencia Nacional por investigar los crímenes del franquismo, una decisión que aquí y especialmente fuera de España, desde Estados Unidos a Francia pasando por América Latina, no se entiende. Cualquier observador neutral puede colegir, además llevarse las manos a la cabeza por el contrasentido de empapelar a un juez que ha luchado denodadamente contra el terrorismo, el narcotráfico, las mafias y la corrupción, que es un intento de acallar los estragos políticos y electorales que está generando el mayor escándalo de la historia de nuestra democracia en el seno del primer partido de la oposición.

Y por si fuera poco, Garzón también ha sido uno de los que ha desenredado el ovillo putrefacto de Gurtel. ¡No hay más preguntas, señoría!

Viñeta.– Forges en El País.

2 comentarios en “Garzón para tapar Gurtel

  1. La Ley a veces es muy injusta y más aun su interpretación por parte de algunos jueces. El ataque de la extrema derecha a la democracia española en la persona de Garzón es vergonzante. Espero y deseo un desenlace final justo. Prevaricar, para mí, es otra cosa muy diferente a lo que hizo el jiennense.

  2. GÜRTELMAN

    No sé que tendrá de cierto
    y cuánto habrá de verdad
    pero digo que no miento
    si digo en este rimar
    que tras la Gürtel, yo pienso,
    mucha tela hay que cortar
    (como para hacer, al menos,
    la funda para tapar
    tres o cuatro rascacielos
    con dos capas además).

    Ha caído el tesorero
    y es que no faltaba más
    porque mover el dinero
    cuando en la mira se está
    (han dicho los documentos
    que es, sin duda, un “GürtelMan”)
    no es prudente ni correcto
    y Rajoy iba a explotar…

    Y por otro lado encuentro
    que Garzón va a declarar
    como imputado, cual reo,
    pues pudo prevaricar.

    ¿Y qué es lo que me parece
    y me entristece además?
    Que de nuevo se merecen
    que lleguemos a pensar
    que los políticos quieren
    ganar pasta sin cesar
    y que para ello pueden
    delinquir y sobornar.
    ¿Y dónde está la política?
    Te llegas a preguntar.
    Pues dentro de la justicia
    (donde no debía estar)
    donde jueces con pericia
    se llegan a decantar
    por causas que, aún legítimas,
    no les vienen ni les van
    pero siguen con codicia
    movidos por su pensar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s