Deporte y valores

Todo lo que se haga para erradicar los comportamientos violentos y las actitudes reprobables en democracia siempre es bienvenido. El Gobierno de España ha dado el último paso para desarrollar la ley de 2007 contra la violencia, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. En la reunión del Consejo de Ministros, se ha aprobado un real decreto que sustituye el vigente desde 1993 a fin de estrechar el cerco a los que aprovechan el espectáculo deportivo, especialmente en el fútbol, para dar rienda suelta a las bajas pasiones.

La principal novedad es la creación de libros de registro de los seguidores para tener atados en corto a los ultras, a los hinchas más fanáticos que degradan la imagen de sus respectivos clubes por su conducta incívica. Es un instrumento que facilitará el seguimiento por parte de los equipos de sus seguidores más conflictivos, los que escriben páginas lamentables que emborronan la esencia y el espíritu de la competición.

El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, explicaba así el cambio normativo: “Se trata de oficializar las peñas, de legalizarlas por decirlo de algún modo, de dar a los grupos de aficionados buenos la oportunidad de registrarse y tener ventajas para viajes, entradas… Y así también tener más control sobre los hinchas. […] Es un modo de reconocer a los seguidores pacíficos… No es una solución mágica. La seguridad en los estadios, ahora, es buena. Existen episodios de violencia y xenofobia, pero no de manera extendida“.

El texto incorpora avances en los protocolos de seguridad y control de los recintos. A tal efecto, se dotará de fondos públicos a aquellas entidades que deseen implantar dispositivos para detectar armas en sus estadios. Además de un conjunto de medidas socioeducativas y de la puesta en marcha del Observatorio de la violencia, el racismo y la xenofobia, se creará la mención honorífica Juego Limpio al equipo o la afición que fomente los valores del deporte y a su vez, se potencian las ayudas o subvenciones para las actividades educativas que ayuden a erradicar los comportamientos que devalúen la práctica deportiva.

En definitiva, este real decreto establece una serie de pautas para impregnar de valores el mundo del deporte y premiar a esa gran mayoría de ciudadanos que acudimos a los campos de fútbol o de otra disciplina deportiva a disfrutar, a echar un buen rato. O dicho de otro modo, se busca aislar aún más a los grupúsculos de desaprensivos que sólo quieren armar ruido y se refugian en la masa social manoseando los colores de los clubes.

Un pensamiento en “Deporte y valores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s