Juan Escámez, in memoriam

Se ha ido una persona de una pieza, con corazón grande, calidad humana a rebosar, generosidad a raudales, cordialidad desbordante, trato exquisito sin excepción… No me cansaría de enumerar sus virtudes. Y no porque ya no esté entre nosotros. Es una evidencia palmaria destacada por todos, incluso sus adversarios políticos.

Me ha dolido la muerte de Juan Escámez, alcalde socialista de Sanlúcar la Mayor, ¡no te puedes imaginar cuánto, amigo! La noticia de su muerte me penetró en las entrañas como una fina daga de plata. Se me erizó el vello, se me oscureció el alma cuando en un punto del dial se difundía el triste suceso. Nos ha dicho adiós demasiado pronto, sin avisar, en plena madurez política y personal. Con sólo 53 años, un infarto ha podido con un organismo fuerte y una bonhomía enorme.

Lo hemos despedido como se merece: con una manifestación multitudinaria de dolor y reconocimiento. De amistad. Hace falta gente como él en la política y, sobre todo, en la vida. Lo conocí hace muchos años, recién comenzada la década de los noventa del siglo pasado, cuando era jefe de escoltas de Manuel Chaves y el que suscribe juntaba letras en el ya desaparecido Diario 16. Poco tiempo después, Juan seguía en el cargo y yo empecé a trabajar a las órdenes del mismo jefe en el PSOE de Andalucía. Corría el reloj y le picó el gusanillo de la política en activo. Colgó su placa policial y recuperó para nuestro partido el sillón municipal en Sanlúcar la Mayor.

¡Cuántos kilómetros, cuántas peripecias, cuántos momentos compartidos! Te has ganado un sitio en nuestra memoria y en nuestro corazón. Hasta siempre, Juan. Un muy buen tipo.

1 comentario en “Juan Escámez, in memoriam

  1. Estoy costernado por el impacto de la noticia del repentino fallecimiento de Juan. Era un hombre sosegado, de sólidos principios y de honestidad fuera de toda duda. lo conocí en su etapa de jefe de escoltas de Manolo Chaves y siempre lo consideré una persona de brillante profesionalidad y amabilidad exquisita. Dominaba la situación con un carácter envidiable cuales fueran las circunstancias. Amigos sanluqueños en los últimos tiempos me hablaban maravillas de su eficaz e intachable gestión al frente de la corporación municipal y me indigné por todo lo que debió de sufrir gratuitamente a colación del affair mediático que quiso implicarlo en acusaciones totalmente fuera de lugar. Doy mi más sentido pésame a su familia y a sus numerosísimos amigos. Yo nunca fui nada más allá que un simple conocido, pero como tal igualmente me siento triste y apesadumbrado por tan dolorosa pérdida. Descanse en paz el bueno de Juan Escámez y aunque pueda sonar a manido tópico, en esta ocasión puedo decir a boca llena que demasiado frecuentemente nos abandonan los mejores.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s