Víctor Jara, un justo adiós

Los restos del cantautor chileno Víctor Jara, asesinado por el régimen de Augusto Pinochet un día después del golpe de Estado de 1973, serán enterrados hoy en el Cementerio General, 36 años después. El velatorio en honor a Jara abrió sus puertas para dar la oportunidad a miles de personas a despedirse de una de las figuras más emblemáticas de la cultura chilena del último siglo. La viuda, Joan Turner Jara, junto a sus hijas Amanda Jara y Manuela Bunster le velaron con todos los honores.

Jara, conocido militante del Partido Comunista de Chile que hizo de la canción de reivindicación su sello artístico, fue detenido junto a otros profesores y alumnos en la Universidad Técnica en la que daba clase el 15 de septiembre de 1973, un día después lo trasladaron al centro de torturas del Estadio Chile, actualmente bautizado estadio Víctor Jara. Después de ser brutalmente torturado, fue abatido a tiros el día siguiente y su cuerpo, con las muñecas rotas, fue encontrado tres días después cerca de un cementerio. La esposa de Jara tuvo que enterrarlo el 18 de septiembre de 1973 de forma clandestina con la ayuda de dos personas. Los restos fueron exhumados el pasado junio para saber cómo murió.

El cantautor recibe hoy un justo y merecido homenaje, un segundo adiós, en un Chile en democracia. Ojalá pronto se pueda hacer algo parecido en España con Federico García Lorca, otra víctima internacional del fascismo, que merece descansar en paz con honores y no en el olvido de una fosa común anónima.

Emotivo artículo de Joan Manuel Serrat en El País: El segundo entierro de Víctor Jara.

Foto.- Efe. La viuda de Jara, Joan Turner, y la presidenta de Chile, Michelle Bachelet.