Blog para arrear a la izquierda

Nos cuenta elplural.com:

Crónicas Murcianas. Donde votar a ZP es una solución de mal gusto’. Ése es el título del blog de Libertad Digital, el periódico digital de Federico Jiménez Losantos, que patrocina con múltiples anuncios el Gobierno del Partido Popular en Murcia, tanto el autonómico como el municiapl. Así, los lectores que se adentren en este polémica bitácora podrán conocer a través de diversos anuncios el número de emergencias de la región de Murcia, el último plan autonómico de vivienda ideado por el PP de esta comunidad autónoma, las ventajas de obtener un bono universitario de transportes, o las razones por las que el Gobierno regional pide “agua para todos”. Este blog difunde mensajes contra las mujeres, catalanes, andaluces, progresistas, artistas y socialistas. (Lee más)

(Visita este sitio neutral y objetivo, ejemplo del buen periodismo).

Camino y San Cirilo

En Ágora, la exitosa película de Alejandro Amenábar, se presenta a una Iglesia católica fundamentalista, intolerante y pendenciera. Tras la muerte del obispo Teófilo (que también se las traía), al frente de la creciente feligresía cristiana en la ciudad de Alejandría se sitúa Cirilo, un hombre temperamental y sanguinario, visceral y camorrista, inmisericorde y cruel, un iluminado que se apoyaba en una banda de matones, los monjes parabolanos, para ejecutar sus fechorías y sus crímenes enarbolando la cruz en clara contradicción con la doctrina de Jesucristo. Si la versión recreada por el cineasta español se ajusta a la realidad, cuesta mucho trabajo entender como el Vaticano mantiene en el santoral y considera doctor de la iglesia a Cirilo, la antítesis de lo que debería ser el buen pastor.

Cuando oía anoche la admonición apocalíptica de monseñor Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal española, me he retrotraído a los tiempos de Cirilo y no he podido evitar hacer el paralelismo, salvando las distancias y los progresos civilizatorios, entre esos dos personajes intransigentes y exaltados. El vocero de la cúpula eclesial ha amenazado con la excomunión de todos los diputados y diputadas católicos que cometan el “pecado mortal público” de apoyar la reforma de la ley de interrupción voluntario de embarazo.

No sorprende el fondo, llama la atención el tono amenazante y las armas empleadas contra un gobierno democrático. No entienden la separación entre Iglesia y Estado. Martínez Camino se ha fajado a fondo en un intento desesperado de remover conciencias con argumentos insolventes y de espaldas al rigor científico. Plantea la persecución del hereje y la expulsión del paraíso como Adán y Eva a todo aquel parlamentario que se atreva a contravenir el mandato de la curia. Comparar la decisión de una mujer con el exterminio nazi constituye una osadía intelectual por no hablar de una profunda memez, además de un ejercicio de inmoralidad y de impiedad sin límites.

La Iglesia católica, apostólica y romana se ha dado cuenta como por ensalmo que está contra el aborto en el proceso de la reforma de la ley. Los obispos han tenido más de veinte años para tomar las calles y movilizar a su rebaño contra la legislación vigente y no lo han hecho. Ahora, se han caído del caballo como Saulo y han pasado al ataque contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que sólo busca en este capítulo dotar de mayor seguridad jurídica a las mujeres para elegir el momento de su maternidad y también a los profesionales sanitarios, colocando a España en el mismo nivel que los países de nuestro entorno europeo. Hay que pensar que más defender sus preceptos, los purpurados están enfrascados en una batalla política. Se han olvidado de lo divino y actúan con un interés muy terrenal.

Por último, una pregunta que no pretende ser retórica: si quieren privar de la sagrada comunión a los herejes, ¿por qué ponen tantas trabas para la apostasía?