Vivir en el desafuero

Uno con la edad y con la experiencia debería estar curado de espanto. Sin embargo, determinados desafueros me siguen provocando sorpresa o indignación. No me acostumbro a que algunos personajes le echen tanta cara a la vida, actuando con desahogo y sin pudor, y lo peor es que no les tiembla el pulso a la hora de asestar golpes a la decencia y a la verdad.

Ayer me topé con uno de estos ejemplos de desahogo que soliviantan a cualquier hijo de vecino. En una entrevista a Europa Press, el secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz, planteaba al PSOE un pacto para renovar parcialmente la Cámara de Cuentas antes de final de año. Dicho así sin referencias y sin contexto sería una actitud plausible. Lo que ocurre que es que la salida de cuatro consejeros cuyo mandato expiró a finales de 2008 está bloqueada por la ausencia de voluntad política del PP. Simple y llanamente es así, no admite más vueltas de hoja.

Se puede calificar de ejemplo de golfería política que Sanz salga ahora con carita de bueno y pida abordar de manera inmediata la renovación de los consejeros de la Cámara de Cuentas. Constituye el colmo del cinismo que los responsables del retraso (o del desaguisado) saquen pecho y metan bulla.

El Grupo Popular tiene muchísimo que callar. El bloqueo del PP a la renovación obedece exclusivamente a sus problemas internos. Por un lado, no han encontrado los perfiles adecuados para cubrir las dos plazas que le corresponden (¿por qué no revalidan sin titubeos la confianza en el consejero mayor, Rafael Navas, elegido por su cuota parlamentaria?) y, por otro, se resiste a incluir mujeres para dotar de paridad a la institución de acuerdo con la legislación andaluza.

Con este trasfondo real y sin aditivos, las declaraciones de Sanz son sorprendentes y provocan vergüenza ajena. Quieren correr mucho para recuperar el terreno perdido por razones puramente de interés partidista. En cualquier caso, nunca es tarde si la dicha es buena. Desde las filas socialistas se da la bienvenida a la rectificación del PP y, después de meses de espera para que la oposición haya arreglado sus disfunciones internas, se acude a esta ronda negociadora con disposición de alcanzar un acuerdo cuanto antes.

Foto.- Ideal. Rafael Navas, consejero mayor de la Cámara de Cuentas.