Un respiro

Sin euforia, sin lanzar las campanas al vuelo, sin celebraciones desaforadas, con los pies en el suelo y la cabeza fría, los datos favorables de creación de empleo y disminución del paro en el mes de mayo nos dan un respiro, suponen una tregua de una crisis de origen internacional que padece todo el planeta y que está haciendo estragos en todas las economías occidentales. Después de catorce meses de guarismos preocupantes en España y en Andalucía, no se ha incrementado el registro del paro. Se han rebajado las personas apuntadas a las oficinas del INEM en 24.741 y en 7.346 en esta comunidad autónoma.

Es verdad que contábamos con un handicap adicional: somos el único país que sigue incorporando población activa de manera significativa al mercado laboral, lo que unido a la recesión global, estaba disparando las cifras del paro. Por eso, se han puesto medidas en marcha por parte de los Gobierno de España y Andalucía para atenuar los efectos de la crisis y ya están empezando a surtir efecto, a cosechar los primeros frutos. No sé si serán las primeras luces que anuncian el final del túnel, pero la noticia es tan esperanzadora que anima a mirar el futuro con cierto optimismo.

Los profetas de las catástrofes, que suelen poseer carnets del PP, bien harían hoy en reconocer el esfuerzo de las administraciones gobernadas por los socialistas, después de meses y meses responsabilizado a José Luis Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves (ahora también a José Antonio Griñán) de ser los culpables de la destrucción de empleo y de la crisis, como si España y Andalucía fueran casos aparte en el contexto internacional. Supondría un gesto democrático de consideración una palabra amable por parte de la derecha. No se producirá, no es tiempo de alucinaciones ni de cortesía. Dirán que el mérito de este descenso del paro lo tiene Obama, los empresarios o el apuntador. Todos menos algo o alguien que tengan relación con el puño y la rosa. Son así de mezquinos. Hay que ser ecuánimes y razonables con los éxitos, aunque sea tan alentador como éste, y con los malos registros. La responsabilidad de todo siempre es compartida.

02062009-1PD.- ¿Quién nos iba a decir que la meca del capitalismo que era Estados Unidos se iba a dedicar a nacionalizar bancos y a sacar a grandes empresas de la bancarrota? Noticia fresca: El Gobierno norteamericano ha comprado por 50.000 millones de dólares el 60,8% de General Motors para evitar la quiebra de la multinacional automovilística. Decía el otro día un prestigioso medio estadounidense que el país se encamina al socialismo. Buena opción, es la mejor, la única que queda viva después del fracaso del liberalismo salvaje que nos ha conducido a esta profunda recesión económica.