Por fin, el sol

cadiz-playa-victoria

Añoraba los rayos tibios del sol. Hacía muchos días que no le ganaba el astro rey el pulso a la borrasca. Hoy se ha ido abriendo paso con dificultad, fajándose con las nubes, pero ha acabado empujando a los cúmulos más allá de la línea del horizonte. Se ha apoderado del firmamento, al menos en Cádiz. No estamos acostumbrados por estos lares a tantos días consecutivos de color plúmbeo; el sol nos insufla energía, ganas de vivir a los lugareños del sur. Y no sólo he disfrutado de un sol reconfortante y tibio que ha amenizado terrazas, parques y paseos, también del rugido contenido del mar en febrero (foto de la Playa de la Victoria a primera hora) y la compañía adecuada para poner un broche de oro a un gran fin de semana. Se acaba la fiesta y apuramos una tarde de domingo rara. Tarde de vigilia, de ausencias y de recapitulaciones, con la felicidad saliendo a borbotones por todos mis poros. Las nubes pasan de largo, se anuncia una semana anticiclónica, de sol radiante y cielo azul a partir del martes. ¡Qué respiro! ¡Qué gozada!

Viaje de regreso a lo cotidiano, a mi pesar, con música de todo tipo y estilos seleccionada con gusto. Me quedo con una balada de Natasha St Pier, acompañada por Miguel Bosé, con el título Encontrarás (Tu trouveras en la versión original), que me ha sobrecogido al escucharla por primera vez: