Ofensa intolerable

Las huestes de la derecha se ven con patente de corso para tirar por tierra a Andalucía y a su gente. Atacan de forma gratuita y sin inmutarse, nos insultan cada dos por tres, nos faltan el respeto como deporte. Ese comportamiento intolerable lo tienen incorporado en su ADN, ni creen ni quieren a esta tierra, se les nota demasiado. La última ofensa viene de la mano de una diputada del PP, Monserrat Nebrera, en una tertulia de la Cadena Ser. En un alarde de ingenio, se lanza a degüello de la ministra de Fomento, la andaluza Magdalena Álvarez, no por su incapacidad o desacierto en la gestión sino por su acento al hablar que, a juicio de la dirigente popular, le impide comunicarse bien. Hay otras formas de censurar la actuación de un adversario político. Como ha señalado mi compañero Antonio Hernando, es “repugnante” en democracia “reírse o criticar la procedencia, el origen, el acento o las singularidades de las personas”.

Y no se quedó ahí Nebrera. Estiró la gracieta señalando que también cuesta mucho entender a los nacidos en Córdoba. Una salida de tono bochornosa e inaceptable. No se le escapó, la salió de dentro, por mucho que luego quisiera matizar. Es lo mismo que le ocurrió a la hoy número tres de la dirección nacional del PP, Ana Mato, cuando afirmó a boca llena durante la pasada campaña electoral que los niños andaluces eran analfabetos. Y nos han llamado de todo: indolentes, vagos, subsidiados, integristas islámicos, etc. Siempre recurriendo al tópico manido, al estereotipo de siempre, a los prejuicios baratos, sin reconocer los avances, la realidad y las potencialidades de esta autonomía.

En estos casos, los responsables del PP en Andalucía no dicen ni mu, dan la callada por respuesta, meten la cabeza en la tierra como los avestruces. No salen a defender lo que representa Andalucía, lo que significa ser andaluz, el valor de nuestras señas de identidad, que nos enorgullecen y nos identifican. No esperemos nada de Javier Arenas y su cuadrilla. Aceptarán sumisos la mofa a los ocho millones de andaluces y andaluzas, no moverán un músculo en defensa de lo nuestro. ¿Así cómo van a ser alternativa de gobierno en esta comunidad autónoma? Cómo le van a dar los ciudadanos andaluces el voto al PP si los desprecia y los menosprecia.

Foto: Monserrat Nebrera, en el diario ADN.

11 pensamientos en “Ofensa intolerable

  1. Pingback: Carta abierta a Dña. Montserrat Nebrera « 14 de abril

  2. Pensándolo bien, y dándole la vuelta al asunto, tampoco está mal que lo haga. No el insulto. Si no la valentía de decir lo que piensa. Para qué queremos lobos con piel de cordero. Queremos ver la realidad, y es que a la derecha, nunca le gustó Andalucía. Y como no le votamos, pues hala, el insulto, que es lo único que casi permite el Estado de Derecho. Si pudieran hacer otras cosas, qué miedo.

  3. Parece que Javier Arenas no ha salido a dar la cara para no mojarse y ha sido el secretario de organización del PP andaluz quien ha “justificado” e “interpretado” las palabras de Montserrat Nebrera. El “no quiso decir esto”, “se han interpretado mal sus palabras”, son un auténtico insulto a la inteligencia de los que escuchan y leen. Porque la señora Nebrera lo ha dicho muy claro: “tiene un acento que parece un chiste”, que no entiende el acento andaluz y que muchas veces le cuesta saber qué le dicen cuándo llama a algún hotel de Córdoba, y ha calificado a la ministra de “cosa”. Según Antonio Sanz, el que ha “reinterpretado” esta vez unas declaraciones clarísimas, Nebrera se refería al “tono chulesco y soberbio” de la ministra. Eso sí, añade que Nebrera “no representa al PP porque no tiene un cargo orgánico”. Pues menos mal porque si llega a tenerlo no quiero ni imaginarme qué otra justificación habría escupido a nuestra inteligencia. El señor Sanz sí que se ha aturullado y hecho un lío con unas declaraciones que no dejan lugar a interpretaciones y mucho menos a las que él ha hecho, que desde mi punto de vista sí son un chiste malo.

  4. En la entrada de abajo llama usted basura al periodismo de El Mundo y los desacredita por supuestos rencores, como cuando habló del libro del director del diario en Andalucía. Decía usted más o menos que tenía rencor contra Chaves porque fue rechazado para ser director de la tele pública. De igual manera ahora, con lo del hijo de Pizarro, dice usted que hay una clara animadversión contra Pizarro. Bien, creo sinceramente que usted debería aplicarse el cuento y tener un poco de vergüenza periodística, si me permite la expresión pues, si usted deslegitima a un periodista por supuesta enemistad manifiesta debería abstenerse (por seguir con los términos judiciales) de defender a la Junta o de criticar a otros periodistas, ya que usted ha sido jefe de prensa y ahora creo que es además un cargo dentro del partido: es decir, tiene claramente una relación con ese poder que hace que sus defensas sean poco creíbles desde un punto de vista periodístico. Los jueces se inhiben cuando tienen que juzgar tanto a un amigo como a un enemigo y, si no, deben ser recusados. Usted muestra una impudicia muy cínica al erigirse en aleccionador de periodistas. Un saludo

    Nota de MAV.- Yo también soy periodista y, además, como cualquier ciudadano disfruto de libertad de expresión. Mis compañeros de profesión no son intocables, como tampoco lo son los políticos.

  5. Pingback: Montserrat Nebrera dice que el acento andaluz es de chiste

  6. Maravillosas, las variedades fonéticas del castellano. Desdichados de los pobres de espíritu que no conocen ni el trance ni la belleza de la lengua.

  7. Pingback: Montserrat Nebrera, la maleducada « opiniones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s