Desvaríos

Ni porque estemos de vacaciones navideñas. Hay siempre especialistas en el esperpento, en la ridiculez, que no nos dejan descansar ni un solo día del año. No padezco manía persecutoria hacia Javier Arenas. Será porque lo tengo enfrente me veo obligado a analizar cualquiera de sus movimientos. Y algunas piruetas son difíciles de entender, incluso despojado de prejuicios. Ayer tuvo sesiones de mañana y tarde, como los buenos circos en los días grandes. Dejó para la posteridad dos valiosas perlas. No se cuál fue el orden pero jubiló al presidente de la Junta, Manuel Chaves, y después anunció que sería el presidente de la hipotética gran caja de ahorros de Andalucía. De un plumazo le ha organizado el futuro, le ha escrito un par de líneas más en su currículum, ya de por sí bastante abultado y envidiable. Quizá se sienta como un vidente de televisión local cutre y haya lanzado los tradicionales pronósticos para el nuevo año que se acerca. Otro desvarío más, y ya le han recomendado en más de una ocasión que curse visita al psicólogo. Dice el presidente del PP andaluz que Chaves no se presentará en 2012, pues sabe más que los militantes y los dirigentes socialistas. Es más un deseo que una profecía. Se quiere sacudir a su bestia negra, quitarse de encima al adversario político que lo ha derrotado tres veces en las urnas. ¡No te queda todavía que lidiar! Javier, no desesperes.

Foto: El Mundo.