Alforjas llenas

Para este viaje sí se necesitan estas alforjas. Acabamos de conocer los Presupuestos Generales del Estado para 2009. Andalucía sale bien parada del reparto de las inversiones. Es la comunidad que más recibe en términos absolutos y alcanza un porcentaje sobre el total unas centésimas superior al peso de la población, con lo que el Gobierno de España cumple con el precepto recogido en el Estatuto de Autonomía de Andalucía. De esta manera, de cada 100 euros 18 vendrán para proyectos e infraestructuras de nuestra comunidad autónoma.

La prensa nacional, con sede en Madrid, ha puesto el grito en el cielo porque Andalucía ocupe el primer lugar de la tabla, como viene ocurriendo desde que José Luis Rodríguez Zapatero llegó a la Moncloa en 2004. ABC titulaba en su portada: ‘Más inversiones para Cataluña y Andalucía en perjuicio de Madrid”. El Mundo también incidía en la misma línea, con un tono más evaluativo, en su primera: “Zapatero premia a las autonomías del PSOE y castiga a las del PP”. En total coincidencia con el periódico de Pedro J. Ramírez se podía leer en La Razón: “Zapatero premia a las autonomías del PSOE y castiga a las del PP”. Con mayor o menor intencionalidad política, tres cabeceras nada sospechosas de bailarle el agua al presidente del Gobierno o al PSOE, certifican lo que ya recoge el anexo de inversiones: que Andalucía percibirá en 2009 una cantidad nada desdeñable para seguir mejorando la cohesión y consolidar su modernización.

No hay más ciego que quien no quiere ver. El presidente del PP, Javier Arenas, tiró del manual de sus manías y aseguró, con tono apocalíptico y tremendista, que el proyecto de Presupuestos del Estado para 2009 significa “la mayor agresión de la historia para Andalucía” y que el presidente de la Junta “está de rodillas y aplaudiendo”. A palabras necias…

O le han dado los papeles cambiados o está mintiendo con descaro. Arenas niega con contumacia la realidad. Los datos presupuestarios son poco manipulables. Simplemente son los que son, impresos negro sobre blanco, y están al alcance de todos en Internet. Ahora, en Andalucía estamos viviendo en época de vacas gordas, muchos más rollizas incluso en los dos últimos ejercicios, después de los ocho años de castigo y asfixia del Gobierno del PP. Basta con repasar la evolución de las inversiones: el peor año de Zapatero es con notable diferencia más beneficioso para esta comunidad que el mejor de los ocho años de Aznar.

Los aspavientos del PP de nuestro terruño no son más que pataletas de mal perdedor, intentos desesperados de lanzar cortinas de humo con la pretensión de tapar una buena noticia para Andalucía. Arenas tendría que aprender que en estos casos es mucho mejor un silencio prudente que una escenificación exagerada y derrotista. Otro día negro para el eterno jefe de la oposición en Andalucía.

Imagen: Obras de la ronda de circunvalación SE-40, uno de los proyectos estrellas de los PGE 2009, de Sevilla 21.