Vida loca

septiembre 23, 2008

El mundo se ha vuelto loco, o más loco si cabe. La crisis económica internacional está arrasando con bases ideológicas como si de un huracán se tratase, está derribando estructuras sólidamente enraízadas como si fueran castillos de naipes. George W. Bush, presidente del imperio y adalid del ultraliberalismo neocon, anuncia la inyección por parte de su administración de una cifra mareante, 700.000 millones de dólares, para aportar liquidez y evitar el crack del sistema financiero norteamericano, una iniciativa más propia del socialismo real que de la meca del dólar. ¿Se ha vuelto Bush comunista de repente o es que le está haciendo al campaña a McCain frente a Obama? El presidente de la Confereración de Empresarios de España, Gerardo Díaz Ferrán, clama por el intervencionismo del Estado y pide aparcar temporalmente (hasta que escampe) el libre mercado con la asunción de medidas excepcionales, “como las que están tomando otros países, incluso líderes en la libertad económica”, en clara alusión de Estados Unidos. Sorprende que desde púlpitos conservadores, desde las atalayas del liberalismo, se apele a lo público para que acuda al rescate de lo privado. Y lo hacen sin rubor, con un desparpajo que resulta impúdico. Sólo se acuerdan de papá Estado cuando vienen las vacas flacas. En tiempos de bonanza las empresas han atesorado pingües beneficios y sus accionistas se han repartido suculentos dividendos. Entonces, si te he visto, no me acuerdo, no se reparaba en aportar más a la caja común en línea con unos ingresos desorbitantes. La ley del mercado, a rajatabla. Ahora, la negligencia, los desvaríos, las imprevisiones, las ínfulas o la megalomanía, o todo junto al mismo tiempo, de especuladores y pescadores de aguas revueltas se nos quiere endosar a todos los ciudadanos, usando nuestros impuestos para salvar sus muebles. Estamos asistiendo a un ejercicio de puro travestismo oportunista, más bien a la recurrente apelación a la teoría del ancho del embudo. Estos cuervos que hoy ronronean melosos al calor del interés general nos sacarán los ojos en cuanto puedan.

Vídeo: Francisco Céspedes, Vida loca.

Anuncios

La ventana indiscreta

septiembre 22, 2008

Un blog es como una ventana indiscreta, especialmente cuando escribimos de asuntos personales. Es una reflexión que planteé anoche en un intercambio cibernético de opiniones con una bloguera actualmente en standby recordando la película de Alfred Hichcock protagonizada por James Steward y Grace Kelly. El subtítulo de mi bitácora es toda una declaración de intenciones, a veces difícil de cumplir: la república independiente de mis emociones. Y lo es en un sentido muy amplio: político, cultural y también personal. Lo que uno vierte en este espacio íntimo abierto al ciberespacio se le puede volver en contra. Ponemos al alcance de todo el mundo nuestras reflexiones y estados de ánimo. Es un riesgo, pero sucumbimos a la tentación de no cerrar los postigos, de airear nuestras intimidades, de desnudarnos en la plaza pública. Eso sí, en materia privada, casi nunca me desvisto por completo, me conformo con un top-less emocional, por si acaso. Luego todo se sabe. No es bueno dar demasiadas pistas, o si las doy, hay que descifrarlas, sólo el destinario/a posee las claves suficientes para poder captar el mensaje en su integridad. No creo que traicione el espíritu de mi blog esta actitud cautelosa. Reflexiono hoy sobre el asunto porque la poesía del sábado, con el título ‘Te vas’, me ha obligado a dar algunas explicaciones (y he respondido con gusto dentro de mi habitual estilo transparente), lo que me reafirma que en asuntos íntimos hay que mantener cierta reserva, incluso en esta ventana… indiscreta.

El otoño

septiembre 21, 2008

Ya está aquí el otoño. Y ha llegado con su mejores galas, lluvia y capa plomiza. El verano le cede el cetro a la estación que nos agua la fiesta, que espanta la alegría, que nos sumerge en una atmósfera depresiva, que alimenta la rutina con días cada vez más cortos y predominio de colores ocres y grises, la estación que nos empuja al interior de los hogares (se erige una barrera psicológica que nos hace cambiar el chip de las jornadas estivales). No me gusta el otoño y aún menos cuando dentro de un mes, el último sábado de octubre, cambiemos la hora y tengamos noche cerrada a las siete de la tarde. Se matiza la luz, se difumina la gama cromática, huye el calor… Se acabó lo bueno. Cruzamos el equinoccio, cae la noche.

Vídeos: Joan Manuel Serrat, Balada de Otoño. El primero, en un concierto en Santiago de Chile en 1990 y el segundo, un curioso videoclip de finales de los sesenta, del túnel de los tiempos (nada más que hay que ver la juventud del cantautor).

Te vas

septiembre 20, 2008

Te vas
sin tan siquiera haber llegado.
Te vas, poco a poco,
dosificando tu adiós,
como las nubes empujadas por el viento,
como el agua que se escurre entre los dedos,
como el barco que se pierde en el horizonte,
como una vela que se consume en la penumbra.
Te vas, nebulosa,
adornando tu despedida,
con el desplante ceremonioso de un lance torero,
con la plasticidad rotunda de un baile por bulerías,
con el requiebro majestuoso de un alazán,
con el crepitar inquieto de la llama de la lumbre.
Te vas, de puntillas,
insinuando tu abanico de bondades,
la sonrisa que remansa la alegría,
la paz que adornan tus gestos,
el candor que transmite tu palabra,
el fuego que encierra tu cuerpo.
Te vas
y apenas te recuerdo.
Te vas
y no sé si te conozco.
Te vas
sin tan siquiera haber llegado.

Vídeo: Luis Fonsi, Te vas.

Primer paso

septiembre 19, 2008

El Congreso de los Diputados ha dado el primer paso para la reforma de la Ley del Aborto. Ha sido un paso medido y cauteloso, con pies de plomo, para abordar un asunto que provoca recelos en la derecha. El camino se hace andando y es importante que el debate sobre una medida necesaria e inaplazable eche a rodar. Se ha creado un grupo de trabajo (una subcomisión usando la terminología oficial) para impulsar una reforma reclamada durante muchos años por mucha gente.

Los partidos de izquierda, abanderados por los socialistas, fuerza mayoritaria, quieren avanzar hacia una legislación homologable con la europea. Tenemos que avanzar hacia una ley de plazos, en la que la mujer pueda decidir o no la interrupción del embarazo en conciencia. Ahora el Codigo Penal sólo reconoce tres supuestos para el aborto: embarazo por violación (durante las 12 primeras semanas), malformación del feto (22 semanas) y afectación psicológica de la madre (sin límite). Una norma que se ha demostrado insuficiente en la medida que no ofrece seguridad jurídica a mujeres y profesionales que son criminalizados en función de la ideología de los jueces, como en el reciente caso de la clínica Isadora de Madrid. La mujer ha de tener la garantía jurídica sobre una decisión personal tomada con libertad y punto. En un estado aconfesional como el español, lay ley no puede estar condicionada por prejuicios morales o religiosos. El PSOE plantea el aborto libre en las primeras 14 semanas y, a partir de ese periodo de gestación, el establecimiento de unos supuestos en casos justificados (malformaciones del feto o riesgo grave para la madre).

El PP, como ya ocurrió en 1985, se ha agarrado a la cantinela de que no hay demanda social para este avance legislativo, que la norma actual disfruta del máximo consenso y no hay que tocarla; parece que viven en otro mundo, que no quieren abrir los ojos a esta realidad. Los trabajos de la subcomisión se prolongarán durante seis meses, que estarán marcados por la polémica jaleada por la Conferencia Episcopal, los sectores integristas religiosos y las hordas antiabortistas con la inestimable colaboración de los más retrógrados del PP. El griterío de la reacción no debe posponer una vez más esta reforma. ¡El misal lo tienen que dejar ya, de una vez por todas, en la mesilla de noche!

Trasnoche

septiembre 18, 2008

Me he levantado pensado en un verso de Mario Benedetti… “Porque la noche está de ojos abiertos”. Me atrapa la corriente de la magia de las madrugadas, buscando los gozos y las sombras del trasnoche, descifrando los secretos de la oscuridad en cada rincón de tu cuerpo vaporoso. Te estudio y aún no te conozco. Que llegue la aurora y espante la penumbra, que se haga la luz para poder llegar a ti… Empiezo el día con tono lírico y con el regusto almibarado de una gratísima velada amistosa y musical en Mariscal, en el barrio de Santa Cruz, pegando a la plaza de las Cruces. Las fiestas no se disfrutan por decreto, simplemente surgen y se aprovechan. Pasó el tranvía y me subí en el estribo. En diez minutos me voy… En diez minutos me voy… La medida del tiempo puede ser relativa. Fue una noche de ojos abiertos y duendes escurridizos. Gracias, amigos.

Corazón coraza
Mario Benedetti

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro, amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

¿La noche de Madonna?

septiembre 17, 2008

La noche en que reinó Madonna en Sevilla yo estaba en el Teatro de la Maestranza. No eché de menos el recital de la diva del pop. El espectáculo ‘El Café de Chinitas‘, uno de los platos fuertes de la Bienal de Flamenco, me llenó, me pareció una auténtica delicia, un placer para los sentidos. El Ballet Nacional brilló a gran altura y me quedé prendado de una de sus primeras bailarinas, Ana Moya, que representa el personaje de Destino, por su técnica depurada y su pellizco flamenco (¡qué forma de mover la cola de su traje!). La producción dirigida por José Antonio y armonizada musicalmente por Chano Domínguez (¡vaya crack!) se compone de canciones populares de Federico García Lorca y unas sevillanas (de ésas chauvinistas que gustan en esta tierra) interpretadas por Esperanza Fernández con fuerza, clase y maestría, y un estrambote compuesto por una seguiriya y una soléa, los únicos cantes puramente jondos, a cargo de Sebastián Cruz. El epicentro social estaba en el Estadio Olímpico, pero el corazón del arte estaba a la vera de la Torre del Oro, junto a las mansas aguas de la dársena; el alma estaba en el piano de Chano, en la voz de Esperanza, en los movimientos seductores de Ana. Noche también de postconcierto en una Alameda ambientada como de fin de semana, con riadas humanas llegando al gran bulevar procedentes de la Isla de la Cartuja. División de opiniones entre la clientela de Madonna que se fue congregando en el entorno del Central y el Habanilla. Muchos más a favor que en contra, siendo sincero, y todos sobrecogidos por el despliegue técnico y humano que acompaña a la diva. Noche de farra para algunos y de retirada cuatelosa para otros. Era tan sólo martes. La semana es larga. Me acosté con el buen sabor de boca de ‘El Café de Chinitas’.

Foto: Antonio Pizarro, en Diario de Sevilla.