El cielo puede esperar

septiembre 29, 2008

El cielo puede esperar‘ es una película de Warren Beatty que ví con 14 años en el cine de verano de mi barrio. Anoche (o sería mejor decir hoy, pues han transcurrido unas escuálidas horas) recurría a este título fílmico para despejar una duda existencial (suena demasiado trascendental y dilucidaba una encrucijada menor). Cada cosa en su momento, sin urgencias desmedidas, recortando las alas a la impaciencia, defecto que voy puliendo con la meticulosidad de un relojero. El recuerdo de esta comedia romántica me condujo a los territorios de Morfeo y no me ha abandonado cuando el impertinente despertador me ha rescatado para devorar la agenda de este lunes, día de San Miguel, mi onomástica, que acojo con sosiego laico. Todavía tiene que aguardar en algún libro o en algún cajón de legajos personales de la casa de mis padres un recorte de una escena del film: el ángel Joe Pendelton, el quaterback de los St. Louis Rams que interpretaba Beatty, con su chandal gris, su aspecto inocente y sus alitas celestiales. No he vuelto a ver esta obra entretenida, entrañable y de buena factura técnica (cosechó un Óscar y nueve nominaciones en 1978) que me evoca mi ingenua adolescencia. Tendré que ir al videoclub y rememorar otros tiempos. Sería casi hacer una especie de flashback vital. A ver si como por ensalmo se me quedan unos cuantos años en la gatera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s