A veces

septiembre 14, 2008

A veces hacemos cosas sin saber por qué. A veces nos dejamos llevar por la corriente. A veces tiramos por la calle de en medio. A veces nos empuja el desenfreno. Esta semana ha triunfado la vida disipada, las noches sinfín que casi se juntan con el alba, la copa larga y las faldas cortas, las risas y el griterío. Son avatares que ocurren a veces, se viven, se apuran, se gozan y punto. Ahora nos quitamos la careta y nos ponemos el uniforme de faena. A veces también es el título de un curioso poema de Ángel González que me encanta:

Escribir un poema se parece a un orgasmo:
mancha la tinta tanto como el semen,
empreña también más en ocasiones.
Tardes hay, sin embargo,
en las que manoseo las palabras,
muerdo sus senos y sus piernas ágiles,
les levanto las faldas con mis dedos,
las miro desde abajo,
les hago lo de siempre
y, pese a todo, ved:
¡no pasa nada!
Lo expresaba muy bien César Vallejo:
“Lo digo y no me corro”.
Pero él disimulaba.

Vídeo: Mambrú, A veces.

Anuncios

Una respuesta to “A veces”


  1. Gran poema. Gran elección.
    Hay manchas que no se quitan ni con lejía.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s