Fin de trayecto

Todo tiene un final. Ya estoy de regreso definitivo en Sevilla. Tres, dos, uno… El lunes está a la vuelta de la esquina. Se ha pasado un mes en el que he transitado por lugares diversos, he disfrutado momentos dispares y he vivido múltiples peripecias. Me ha sabido a mucho, sobre todo por los buenos ratos pasados con las gentes que me quieren y quiero. Tengo las pilas más que cargadas, la piel bronceada y la cabellera cada vez más canosa. Aunque he permanecido de retén, pendiente de la liebre que saltara, agosto ha sido desde el punto de vista político muy tranquilo. Llevábamos dos años enfrascados en la contienda electoral y se ha producido la lógica caída de tensión. Hasta esta casta a la que pertenezco requiere de un respiro de vez en cuando. Me ha plantado en casa con tres días de antelación para hacer más suave el aterrizaje, para iniciar un proceso de descomprensión paulatino. Mi ciudad me recibe con sus casi 40 grados. Ésa es su forma de manifestarme su cariño.

P.D. para Pasaba por aquí: Sigo en la estepa y el almirante lobo aún no ha regresado de Ecuador.

Vídeo: Antonio Orozco, Dime por qué (Cadizfornia).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s