La niña de Rajoy

La niña alegórica de Mariano Rajoy se ha erigido en protagonista inesperada del marketing viral en esta campaña. Sms, correos, posts, vídeos… Bucles en el ciberespacio.

La nueva comunicación entre redes sociales ha tirado de ironía y ha situado en el fronstispicio de la caricatura esta recreación cogida por los pelos y sin ninguna credibilidad. Una estrella sobrevenida a la arena electoral que está propiciando chistes y chascarrillos por doquier.

“Soy la niña feliz de Rajoy, ya he crecido, he estudiado con beca, tengo trabajo, soy lesbiana, quiero casarme y adoptar un bebé inmigrante. Los siento, PaPá, voy a votar el PSOE. Pásalo”.

Las ocurrencias del consultor Sola, reconocido por sus trabajos con la extrema derecha en Centroamérica, traen a Mariano de cabeza (y sin corazón). Primero mano dura y a continuación el cuento de la niña. Una metáfora copiada de la campaña de Felipe Calderón a las presidenciales mexicanas. La balanza comercial de las ideas del PP (más que claras parecen confusas) muestra un déficit alarmante.

La intervención final de Rajoy en el debate se notó forzada, memorizada, no interiorizada. Puro simulacro, neta artificiosidad. La ausencia de convicción se palpa al momento. La imagen de un político ni se improvisa ni se construye por ensalmo. La encíclica paternalista sonó a pitorreo. La falta de sinceridad, la impostura y el engaño se pagan caro. Y el PP lo ha sufrido en sus carnes. ¿Por qué no aprenden?

Un pensamiento en “La niña de Rajoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s